Este blog está dedicado a mis hobbies, ganchillo con alambre, viajar, cocinar y ante todo mis pequeños peluditos.
En el desplegable "Archivo del blog", tenéis todas las entradas disponibles.

jueves, 29 de enero de 2015

Made by Marita....

Hay infinidad de recetas de tartas de queso por todos sitios, pero tras intentar varias, siempre les ponía alguna pega, así que un día con una recopilación propia de información......., me inventé mi propia tarta de queso y a mi me encanta. Es ésta:



INGREDIENTES:

Base:

12 galletas Digestive.
4 cucharadas generosas de mantequilla.
Dos o tres cucharaditas de canela molida (según gustos).

Relleno:

2 tarrinas de queso Philadelphia.
3 yogures naturales sin azúcar o 3 yogures griegos sin azúcar (esta vez he puesto yogur griego)
1 bote de 200ml de nata líquida para montar.
250 grs de azúcar.
125 grs de harina.
1/2 sobre de levadura.
1 huevo.
2 cucharaditas de vainilla azucarada.
1 cucharada y media de zumo de limón.
3 claras a punto de nieve.



En primer lugar hacemos la base. 
Se trituran las galletas y se mezclan con la mantequilla que previamente hemos derretido en el microondas y le añadimos a esta mezcla la canela molida.
Esta pasta se pone en el fondo de un molde redondo desmontable de unos 25 centímetros, prensando bien la masa y se pone en el congelador mientras se hace la masa del relleno.


Mientras se enfría la base, encendemos el horno a 220º para que se vaya calentando. La temperatura depende de cada horno y puede variar un poco. El mío debe ser que no conserva tan bien el calor, que siempre tengo que poner unos 10 o 20 grados más de lo que indican en la receta, pero cada una se sabe los trucos de su horno.
En primer lugar, monto las claras a punto de nieve y las dejo aparte:




Pongo en el vaso de la Thermonix todos los ingredientes restantes (excepto las claras) y lo mezclo muy bien.
En los ingredientes ponía 3 yogures blancos o 3 griegos, otras veces he puesto yogur y esta vez he probado con griego y la masa queda un poco más espesa, pero va en gustos. De ambas formas resulta una buena tarta.


En un recipiente aparte, pongo la masa y la mezclo con las claras que tenía apartadas, de forma envolvente hasta que quede todo integrado:


Sacamos la base del congelador y le incorporamos la mezcla anterior:


Lo pongo en el horno a  220º durante unos 15' y a continuación bajo la tempeartura a 160º y lo tengo así hasta completar 50' o una hora aproximadamente (depende del horno). A los 45' o 50' (no se os olvide que no debéis abrir la puerta del horno a mitad de la cocción, al menos en los primeros 30 o 40 minutos, aunque en realidad no hay necesidad de abrir) pincho la tarta para ver si la aguja sale limpia y entonces apago el horno y dejo la tarta dentro con la puerta entreabierta para evitar un cambio brusco de temperatura y evitar que la tarta se hunda.
Pasado un rato que se haya atemperado, la saco del horno y la desmoldo con cuidado porque aún templada, es un poco blanda. Y el resultado, es:



Esas grietas que parece que tiene encima, son realmente tarascazos de Keka que se la quería comer, pero no la  dejé, jajajaj....es brooooooma!!!!!.
Otras veces sale más lisa, pero esta vez se ha agrieteado un poquito, pero está igual de rica y como ésta no va a ir a concursar ni a ir a una exposición, pues a mi me vale.

¿Gustáis? ¿Preferís la tarta de queso así o de otro tipo?


Muchos besos y gracias por pasaros y comentar.

sábado, 24 de enero de 2015

Rovaniemi (II)

Esta segunda entrada de Rovaniemi, como ya os dije en la primera

http://ganchilloyalambre.blogspot.com.es/2015/01/rovaniemi-i.html

fue unos años más tarde, concretamente a finales de Febrero de 2009.

Algunos excursiones fueron repetidas, pero no nos importaba porque eran super divertidas.
Aquí estamos ya preparados con nuestros equipamientos para subirnos de nuevo en las motos de nieve. Llevábamos tanta ropa debajo de esos monos de la empresa que organizaba las salidas que casi no nos podíamos ni mover... parecíamos robots andando. Y aún así se pasa bastante frío... vamos que se te congela hasta el moquillo literalmente.
Pero como dice el refrán: "sarna con gusto no pica", jajaja.




 Maridín, siendo inmortalizado:


Y como no, no podía faltar el paseo en trineo con reno. La otra vez nos vísteis de frente, así que en esta ocasión veréis lo mismo que nosotros mientras nos dábamos el paseo ( vamos, el culo del reno):


También fuimos a visitar a Papa Noel. ¿Os acordáis de su casa?


Y aquí estaban sus ayudantes, clasificando el correo:


Ya véis que la afición de tricotar me viene de lejos, jajajaja:


Otra bonita vista del pueblo de Papa Noel.


Nuevamente la excursión nocturna:


Con sus preciosos paisajes, aunque en esta ocasión....



me asusté bastante, porque maridín se volvió agresivo. Me da a mi que el efecto de "El resplandor", estaba presente, jajajaja:


El día 25 de Febrero, salimos temprano del hotel  y nos fuimos en tren a Kemi, un pueblito pegado a la costa del Báltico a 117 kilómetros de Rovaniemi y de ahí al puerto en taxi, unos 11 kms más. Ibamos a una excursión en el rompehielos Sampo.

Fue una experiencia única, nunca mejor dicho porque es el único turístico que hay.


Fijáos la estela que iba dejando detrás, tras irse abriendo camino en el hielo a su paso.

Ese día pasé un frío terrible, creo que estábamos rondando los -25ºC, si, lo habéis leído bien: 25 graditos bajo cero. Además como hacía viento y realmente estábamos mar adentro aunque no lo parezca, la sensación térmica, decían los de allí que era como -30ºC. Me dolían hasta las ideas, jajajaja.

La excursión duró cuatro horas y nos dio tiempo a estar en cubierta, a hacer fotos, a comer, a parar y poder caminar encima del mar helado:



Mirad a maridín, tras haber comido, se encontraba con fuerzas hasta para intentar empujar el solito el rompehielos, recuerdo que dijo algo así como: "Vaaaaaamos Patxiiiiii", pero claro, aquel monstruo no se movió ni un milímetro, jajajaja.



 Y yo no iba a ser menos, así que también probé:


Por supuesto, desistimos del intento muy rápidamente.

Cuando vimos ese arbolito ahí en medio, dijimos ¿pero que coj... hace esto aquí?. Inexplicable totalmente.... a menos que fuese de plástico y les sirviese de guía a los del barco,...., pero con tanto ordenador de a bordo y GPS, me extraña.


En esta parada, también nos ponían unos trajes especiales, que parecíamos Teletubbies, jajaja, y nos podíamos meter en el agua. Pero a mí me dio mieditis aguda y pasé.
Pero fijaos algunos valientes que sí se animaron y ahí los podéis ver detrás de mi en la siguiente foto:

Al finalizar la excursión, nos pasamos a visitar el Lumi Linna Snow Castle. Es un hotel, con bar y restaurante que construyen todos los inviernos y es totalmente de hielo. Solo entramos a visitar la parte del bar porque tenías que tener reserva en la parte del hotel para poder pasar  y además teníamos que volver otra vez en tren hasta Rovaniemi.



Esta última foto está tomada como a las cuatro de la tarde. ¿Os acordáis que en la otra entrada de Rovaniemi os contaba que a las tres de la tarde era completamente de noche?.
Bien, pues fijáos en este viaje, la diferencia. El motivo es muy simple: la otra vez viajamos en Diciembre y esta vez era finales de Febrero.


Y hasta aquí la segunda fase de Laponia.
Espero que os haya divertido y decidme cual de las dos os ha gustado más. ¿Os animáis a visitar a Papa Noel?.
Muchos besos y gracias por comentar.

domingo, 18 de enero de 2015

Rovaniemi (I)

Tenía pensado poner esta entrada en Navidad porque era lo más apropiado, pero al final con tanto lío durante esos días, no me dio tiempo. Así que decidí dejarla para más adelante y así explicarla tranquilamente y con todo lujo de detalles como suele ser lo habitual.

Era Diciembre de 2004 y nos fuimos a Rovaniemi ¿habéis oído hablar de este sitio?... os lo cuento:
Es el pueblo de Papa Noel, si como lo oís. Allí está físicamente y os lo demostraré con una foto que nos hicimos maridín y yo con él, ya veréis más adelante. Rovaniemi está en Finlandia pegado al Círculo Polar Ártico, más concretamente es la Laponia Finlandesa. Laponia es una región del norte de Europa y ocupa parte de Noruega, Finlandia, Suecia y Rusia.

Las más observadoras os preguntaréis: Si la última foto de esta entrada es el aeropuerto y fin del viaje ¿porqué pone Marita: Rovaniemi (I)?..... bien, os lo cuento ahora mismo: Como en el fondo todos somos comos niños y dado que nos gustó tanto la experiencia de las motos de nieve, los paseos por la noche en busca de la Aurora Boreal (que por cierto no vimos:((( ), de los paseos en trineos tirados por renos y en definitiva todo el ambiente que rodea el pueblo, pues nos volvimos a ir en el 2009. Así que seguramente en la parte (II), nos veréis algo más ....digamos "maduritos", jajaja.

En realidad, solo estuvimos cuatro días y como nosotros no esquiamos, nos dedicamos a hacer excursiones organizadas. 
Lo más apasionante de todo fue conducir las motos de nieve, pero pasamos un fríiiiio indescriptible. En las fotos que veréis a continuación, parece que se está haciendo de noche pero en realidad eran las doce del mediodía. Tan al norte, en invierno hay como cuatro horas de esta luz y el resto del tiempo es de noche, vamos ....que clarean los días como a las diez y pico de la mañana y a las tres de la tarde es noche cerrada.

Y sin más dilación, ahí van las fotos:
Esta que está en lo moto, soy yo. Os lo tendréis que creer porque casi no me reconozco ni yo.


Y este que véis aquí, es maridín plácidamente sentado de "paquete" y dejándose llevar:





Mirad la fila de motos que íbamos en la excursión. Empezamos a circular por el río ( ya congelado en estas fechas), pero más adelante ya nos internábamos en la zona de bosque.


Por fin hicimos una parada para ver una granja de renos con sus trineos y cada pareja se dio una vuelta en ellos.



Ahí venimos de nuestro paseo:


También nos llevaron a una cabaña donde había un chamán, que nos explicaba el ritual del cruce del Círculo Polar Ártico y ahí estábamos todos alrededor de la hoguera:



Con el chamán...... y yo con los "churretes" marcados del ritual en la frente:


Y para probar que cruzamos al Círculo Polar Ártico, aquí está la prueba gráfica:


Y tuvimos un rato de esparcimiento tras el ritual. El que quisiera se podía tirar por esa pendiente con los trineos y por supuesto que los niños y algunos no tan críos lo hicieron......


pero, como yo no estaba muy convencida (vaya que me rompiese alguna parte de mi esqueleto), me dedique a otros menesteres, jajaja:


También paramos a comer y en la entrada del restaurante había un trineo original antiguo. ¿A que apetece sentarse y probarlo?, pues eso hice:


Papá y Mamá Noel, jajaja:


Distancia hasta casa:

A la hora de la cena, por el centro del pueblo desértico. Con ese frío...:



Pero en el restaurante, se estaba calentito y se podía estar perfectamente en mangas de camisa porque estaba muy bien acondicionado y hasta con su chimenea. Y también con toda la decoración navideña:


Y por fin llegó el esperado momento de visitar a Papa Noel. Estos muñecos de nieve gigantes estaban delante de su casa:



Nos compramos la foto original con el "jefe".. y ésta que véis a continuación es foto de foto por lo que no está demasiado allá, pero sirve a todos lo efectos ¿no?:


También hicimos excursión nocturna en motos de nieve para intentar ver una Aurora Boreal, aunque es muuuy complicado según nos comentaban los del lugar... pero se intentó. Algunos de los paisajes que vimos durante el recorrido ¿no os parecen maravillosos y totalmente de cuento de Navidad?



Paramos en esta cabaña para tomar unas salchichas, un poco de ponche... y entrar en calor. Mirad que cara de congelación:



Y aquí preparando la candela para las viandas, jajajaj:


Mientras...., todas las motos aparcadas fuera en círculo:



Y mientras, se hacían las salchichas.... y que bien nos sentaron:




El último día ya en el aeropuerto, con la decoración exterior. Eran como las once de la mañana y estábamos preparados para volver a casa.


Espero que os haya gustado.
Besos.